Qué es el dinero fiduciario y una cuenta fiduciaria

Noticias -

Qué es el dinero fiduciario y una cuenta fiduciaria
0 votos

A través del tiempo, se ha dado lugar a diferentes tipos de dinero, como son el dinero mercancía que es el dinero real y obtiene su valor de acuerdo al material con el cual está hecho, es decir tiene un valor intrínseco por ejemplo las monedas de oro o de plata; el dinero signo que es el dinero que tiene un valor superior al valor intrínseco del material, con el cual está hecho, por ejemplo los billetes y monedas de uso circulante; y por último el dinero fiduciario.

Desde que el hombre dejó de ser nómada y empezó a establecerse y a volverse recolector, comenzó a realizar transacciones de cambio de bienes; para facilitar este tipo de transacciones surgió el concepto de dinero, el dinero ha servido como un medio para canjear productos y servicios en las diferentes civilizaciones, de tal forma que se utilizaron materiales que fueran duraderos y fáciles de transportar y de acuñar.

El dinero puede definirse como aquellos billetes y monedas que son aceptados en la sociedad para que a cambio de cierta cantidad de ellos, el portador pueda adquirir algún producto o servicio.

Mediante el uso del dinero se obtienen tres beneficios que no sería posible logar, si las operaciones se realizaran a través del intercambio de mercancías o servicios, es decir sin el uso del dinero; el primer beneficio es que tiene un valor lo que permite poder ahorrarlo, es muy fácil de almacenar y transportar, y tiene la propiedad de ser una unidad contable, lo que permite que pueda asignársele un valor y éste compararlo con el valor de mercancías y servicios, ya que siempre es posible que el valor de éstos pueda ser expresado en unidades monetarias.

¿Qué es el dinero fiduciario?

El tipo de dinero más antiguo que ha existido es el dinero mercancía, este tipo de dinero ha sido utilizado por mucho tiempo, sin embargo, en las economías actuales el dinero mercancía es insuficiente para realizar las transacciones actuales, esto se debe principalmente a que no es posible contar con la cantidad de metales preciosos, oro, plata o bronce; para hacer frente a los pagos. Aquí es cuando el dinero fiduciario entra en juego, ya que es posible llevar a cabo las transacciones a través de un bien que no tiene ningún valor intrínseco, el valor es dado y aceptado por las personas que intervienen en la transacción. El dinero fiduciario es pues un dinero que por sí mismo no tiene ningún valor, el valor le es otorgado por la aceptación que tiene como una forma de pago, al realizar operaciones de compra venta de bienes y servicios.

El valor que se le otorga al dinero fiduciario es gracias a la confianza que se le tiene a la casa emisora de ese dinero, ya sea en moneda o en billete, y es precisamente la gente, a través de operaciones de compra y venta de divisas en el mercado cambiario del Fondo Monetario Internacional, quien da el valor al dinero fiduciario.

Actualmente la definición de dinero no se queda tan solo en lo que son las monedas y billetes, actualmente el dinero son todos aquellos activos que permiten el intercambio de bienes y servicios, por ejemplo, una tarjeta de débito, un cheque o una tarjeta de crédito son consideradas dinero, ya que con estos instrumentos financieros es posible adquirir bienes y servicios.

Origen del dinero fiduciario

El dinero fiduciario, también conocido como dinero orgánico es aquel que no está respaldado más que en la confianza que la gente le tiene a la casa emisora de ese dinero, no lo respalda ningún metal precioso, ésta es la razón por la cual al dinero fiduciario también se le conoce como dinero inconvertible o papel moneda.

En sus orígenes, el dinero era acuñado en metales preciosos, por lo que poseía un valor intrínseco, las monedas en la antigüedad se acuñaban en oro o plata y el valor de una moda estaba dado por la cantidad del metal que poseía la moneda. Conforme las civilizaciones fueron haciéndose más complejas y la población mundial más grande, el dinero fabricado con metales precioso empezó a ser insuficiente para poder realizar las transacciones comerciales.

Surge así el concepto de dinero que no tenía un valor intrínseco, primeramente, se utilizó un dinero conocido como patrón oro, su nombre lo debe a que los billetes que se generaban estaban respaldados por una cantidad de oro que representaba el valor que expresaba la moneda o el billete; el portador de la moneda o billete tenía derecho a una cantidad de oro que correspondía a la moneda, este oro se encontraba guardado en el banco central de cada nación.

El patrón oro pronto se volvió insuficiente para atender la creciente demanda de transacciones financieras y comerciales que se llevaban a cabo. Para hacer frente a esta situación el Fondo Monetario Internacional crea el dinero fiduciario y lo presenta como un sistema monetario, en el cual el valor de una moneda está basado en la confianza que se otorga y no en el material que está hecho este dinero o en el respaldo por algún metal precioso que pueda corresponderle.

La emisión del dinero fiduciario es responsabilidad del banco central de cada país y a nivel internacional es el FMI el organismo responsable de dar autenticidad y confianza a los usuarios de una determinada moneda.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

¿Qué es una cuenta fiduciaria?

Una cuenta fiduciaria es una cuenta bancaria a la cual se le asigna una persona responsable, conocida como fiduciario, que se encarga de administrar los recursos en beneficio del beneficiario de la cuenta y no en beneficio propio.

En una cuenta fiduciaria intervienen 3 personas, el fiduciante que es la persona que pone en manos de otra, llamada el fiduciario, bienes activos para que los administre en beneficio de una tercera persona denominada el beneficiario, quien recibirá los beneficios de estos activos, ya sea al finalizar un contrato o al cumplirse una condición establecida por el fiduciante.

Una cuenta fiduciaria se basa en la confianza que el fiduciante otorga al fiduciario para administrar los bienes que pone a su cargo, pero que no son de la propiedad del fiduciario, sino del beneficiario de la cuenta fiduciaria.

Los comentarios están cerrados.